Charla XSpain2015: Gestión el cambio empresarial bajo parámetros ágiles

2
2582

La semana pasada me invitaron a impartir un charla en @XSpain2015 y decidí hablar sobre la gestión el cambio empresarial bajo parámetros ágiles. Podéis ver las slides de la presentación aquí http://www.slideshare.net/rcanalesmora/el-cambio-empresarial-bajo-parametros-agiles-xspain2015.

Básicamente venía a contar que aunque en @autentia vivimos de CONSTRUIR SATISFACTORIAMENTE SOFTWARE DE CALIDAD (casi nada lo que he dicho) cada vez nos llaman más para ayudar a grandes organizaciones a una transformación al mundo ágil.

Esto tiene una explicación sencilla: es que ágilmente es el modo en el que hacemos todos los proyectos y, por lo tanto, si queremos trabajar tenemos que forzar esa transformación y, quieras que no, coges soltura.

Las ventajas de las metodologías ágiles son evidentes. Si defines demasiado al principio y no involucras a los usuarios de negocio pronto, las pruebas y validación se hacen con mucho dinero y tiempo gastado. Es fácil que la presión se concentre al final y la calidad baje.

xspain_imagen1

Si simplemente empiezas antes a enseñar el producto, estas pruebas se hacen al principio y el feedback se obtiene de modo temprano, donde hay capacidad de corregir rápido: falla pronto, falla barato.

Además negocio siente más el producto como suyo y, al probarlo muchas veces, los errores son muy controlables.

Pero claro, hay que cambiar muchas cosas para que esto sea posible, cómo se define un proyecto, que ya no es con un catálogo de requisitos, sino conjuntos de épicas/historias prioridades y estimadas (al menos orientativamente).

Por muy grande que sea un proyecto siempre se puede dividir en fases para centrarnos en lo importante y construir sobre una buena base.

Adicionalmente se acepta del cambio como base.

Por lo que ya no se puede contratar igual. Estamos demasiado acostumbrados en el sector a tener que asumir compromisos indefinidos en una encarnizada competencia de precios.

Precios fijos por alcances fijos no tiene tanto sentido aunque obviamente hay que hablar de dimensiones y compromisos (no se puede cambiar todo de la noche a la mañana) .

La ventaja fundamental en la transparencia del avance del proyecto. Para que se prospere los responsables de negocio tienen que hacer su parte: participar activamente en puntos clave: detallando, priorizando y validando.

Ya no valen equipos poco cualificados y deslocalizados para innovar y dar buenos resultados a corto plazo. Bueno, esto no ha valido nunca pero parece que nos vamos dando cuenta. Hay que aprender a dar valor a la complejidad y a quien la gestiona: el técnico.

Para tener buena velocidad hace falta personal competente a dos niveles:

  • Individual: ¿Cuanto corredores mediocres necesitas para ganar a un atleta de élite? Pues eso, que si no tienes gente altamente formada y motivada ya puedes hacer lo que quieras que es difícil.
  • Colectivo: Yo veo un equipo de desarrollo de software más cercano al un equipo ciclista. Todos tienen que tener un nivel bueno y una disciplina de equipo. Pero no todos son las primeras lanzas (difícil de encontrar y pagar ya que están en distintos equipos). Uno es bueno subiendo, otros lanzando en el sprint, otro bajado a por agua o cediendo su bicicleta a otro compañero, etc. Es que desarrollar software es algo largo y complejo y tenéis que recordar el dicho: si quieres llegar rápido ve solo, si quieres llegar lejos ve acompañado.

El problema es por tanto cambiar las organizaciones porque hay técnica que adquirir y actitud que cambiar.

Hay además mucha gente con ganas de dormirse en los laureles y vivir de las rentas. Mucha gente que, con edades intermedias piensa más en lo que queda por jubilarse que en lo que se puede aprender, aportar e innovar.

Los cambios son difíciles de introducir y consolidar porque pronto hay fuerza que tiran a lo anterior. Sin un agente externo o coach que presione a todos los niveles cuesta dar pasos adelante.

El cambio creo que tiene que ir a algo más profundo, a la actitud personal ante el conocimiento. También cada día me planteo si no tenemos una incorrecta cultura del ocio. ¿Cuanta gente presume de la hora a la que acabaron de cubatas? ¿Cuántas ves que presuma de la paliza a estudiar que se dió?

Yo siempre hago una pregunta: Si queremos ser un país de premios Nobel ¿no tendrá que haber un conjunto de gente que no quiera tener una vida tan de ocio y que se sienta orgullosa del tiempo que dedica al estudio?

¿Y esos tienen que ser otros?

Sin radicalizar, propongo una experimento: igual que hemos dejado un mes al año de trabajar para irnos de vacaciones, ¿no sería lógico dedicar otro mes (no tiene por qué ser el siguiente y no tiene que estar relacionado con el trabajo actual) a encerrarnos (para formarnos) en una biblioteca [o en un taller] (como antes de exámenes en la universidad) y pasar de quedar con los amigos, de las cervezas, de la televisión, de las novelas, de las series, de los partidos, etc.

Mil cosas útiles para toda una vida se pueden aprender: idiomas, economía, psicología, metodologías, a manejar mejor un programa ofimático, a arreglar la bici, a soldar, a pintar tus propios dibujos para presentaciones, etc.

Posiblemente con esa actitud ¿otro gallo no nos cantaría?

Me están entrando hasta ganas de crear grupos de estudio sobre este paradigma.

2 Comentarios

  1. Muy buen artículo, que pena no poder ir nunca a ningún evento.
    Me parece estupenda la frase
    Hay además mucha gente con ganas de dormirse en los laureles y vivir de las rentas. Mucha gente que, con edades intermedias piensa más en lo que queda por jubilarse que en lo que se puede aprender, aportar e innovar.
    Además que me parece aplicable a gente de cargos medios altos, hay organizaciones como la mía, que el simple hecho de tener un trabajo con menos de 30 años ya es el techo laboral al que aspiran.

    Respecto al mes de descanso del ocio, resulta interesante y un reto, aunque creo que en este país no estamos muchos por la labor, me gustaría tener la voluntad, pero reconozco que ahora mismo me falta.

    muchas gracias por compartir tantas experiencias personales y laborales que nos enriquecen a tus lectores

  2. Hola Roberto,

    Como siempre, brillante e inspirador.

    Gracias por seguir compartiendo, somos muchos los que seguimos tus iniciativas.

    Un Abrazo:

    Salvador

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here