Comentando el Libro: Todo va a cambiar de Enrique Dans

3
4687

Si coges una rana y la echas en una cazuela con agua ardiendo, la rana dará un salto. Si la mentes en agua y la calientas muy deprisa pasará lo mismo. Si la calientas muy poco a poco, es muy posible que esa noche comas ancas de rana porque se muera sin haber notado que su mundo ha cambiado.

Después de leerme el libro, tengo la sensación, aun trabajando en últimas tecnologías, de ser la rana que llevaba mucho tiempo metida en una cazuela sin preocuparme de como caliente se estaba poniendo… Sobre todo en lo relativo al la presencia en redes sociales a nivel particular y empresarial y al aprovechamiento de las fuentes de información … Hoy mismo me pongo a hacer un tutorial de Google Reader….

Como dice el propio autor ya al final del libro, se debería llamar «todo ha cambiado» o incluso «se comen mi queso cada vez más deprisa, espabila».

Pascual Montañes decía en sus clases en el instituto de empresa, lo importante es lo aprehendido, es decir, aquello que trasladas a tu realidad. Os voy a comentar aquellas cosas que, para mi realidad, me han llamado más la atención del libro…. donde han quedado las hojas dobladas. Seguro que distintas personas le sacan distintos partidos porque da mucho de sí.

– Vint Cerf, al final del prólogo, habla de que muchos de los empleos actuales, relacionados con las nuevas tecnologías, no existían hace 5 años. Me gusta la frase «El ritmo de cambio y evolución del mercado de trabajo seguirá sorprendiéndonos y cuestionando nuestras capacidades y nuestra preparación para nuevos trabajos». Insiste en la formación continua y aprendizaje durante toda la vida. Quien no lo tenga claro, al menos en profesiones relacionadas con el conocimiento, pronto se verá engordando las lista saturadas de INEM… y más cuanto más se acerquen a los 50…

– En la introducción Enrique comenta lo satisfactorio de dar clases a gente preparada y motivada. Es verdad que enseñas tanto como aprendes. Desde un punto de vista egoísta, por eso dejé de interesarme por dar clases de programación en la universidad y dárselas a directivos de otros temas.

– Al tener un blog, intercambias ideas con gente que sabe más que tu de muchas cosas. Es que siempre hay gente que sabe más que tu de lo que sea y, quien no lo tenga claro, mal lo lleva. Los comentarios y críticas enriquecen. Efectivamente, si te rodeas de gente inteligente y activa, no paras de aprender y entrenar el músculo del cerebro.

– Me ha gustado mucho la reflexión de que si su padre tiene un problema con su ordenador, le llama a él. Si tiene un problema con un móvil, llama a su hija. Mi niño de 7 años maneja mejor el ipad que mi mujer y ha descubierto trucos en los juegos que yo no he encontrado.

– Curiosa la definición de tecnología atribuida a Alan Kay: «Tecnología es cualquier cosa que no existía cuando naciste».

– Habla de la eficacia de la autorregulación del sistema por los usuarios, por ejemplo para evitar la venta de cosas ilegales como órganos. Siempre podrán hacer más miles de usuarios que unos pocos moderadores de un sistema Web.

– Habla de la negación de los periódicos y discográficas de pensar que los modelos son válidos antes y después de una innovación disyuntiva. Interesante también la diferenciación entre productos átomo y bit aunque ¿que pasaría el día que se invente el replicador de materia tipo StarTrek? Si en vez de ser casi gratis copiar una canción, lo fuera copiar un Ferrari o un Goya, ya veríamos la que se montaba.

– Una gran verdad es que la Web 2.0, con la simplicidad de los blogs, se ha convertido en el primer medio verdaderamente democrático de la historia de la comunicación humana y un vehículo de expresión colectiva. También ha transformado sectores como el periodismo y la fotografía haciendo que amateurs sustituyan a profesionales (solo hay que ver en el telediario las fotografía que se muestran).

– Durante toda la obra trata sobre la falsedad de conceptos utilizados por la todopoderosa industria para mantener la continuidad de sus ingresos. No veáis lo que me jode pagar el canon de productos que se utilizan solo con fines profesionales de backup. En todos los conflictos las dos partea tiene algo de razón pero he de decir que me ha preocupado mi cambio de opinión según lo leía y mi acercamiento a su posición, sobre todo al ver el impacto que podría tener la falta de neutralidad en la red y los intentos de acotar libertades. Se me ocurre que lo mejor he sido demasiado pasivo en una batalla que se está librando y que solo unos pocos han visto claramente y se han movilizado.

– Me ha hecho mucho pensar como describe la relación de los chavales con las redes sociales y el que hacemos los adultos no nativos. Tengo que cambiar un poquito la mentalidad en cosas tan simples como aceptar a amigos en facebook. Incluso la frase «entender a la nueva generación es tarea imposible sin entender su entorno» creo que me esta anticipando problemas que tendré con mis hijos y en mi empresa si no abro la mente».

– Relata como en el mundo Web las malas experiencias con una empresa ya no se olvidan. Quedan registradas en Internet e intemporalmente saldrán a flote en una búsqueda. La gestión de la comunidad lleva muchas horas y debe afrontarse con una estrategia activa y planteando que es un canal participativo donde dejar lugar a la crítica: Es mejor que te critiquen en tu terreno que en el otro. En el libro se comenta que algunas empresas hacen uso de este canal como si fuera un call-center…. muy interesante.

– Una muestra de la aceleración que estamos sufriendo se comprueba a ver que a IBM la investigaron por monopolio la primera vez a los 45 años de su fundación, a Microsoft a los 25 y a google a los 7.

– Hablando de cloud-computing y virtualización me ha gustado mucho la expresión de que la red se vuelve «líquida».

– Un tema muy comentado es Twitter. Hace menos de dos meses que me di de alta, porque tampoco le veía la gracia. A pesar de dedicarle poco tiempo, seguir a poca gente (aunque interesante) y que me sigan poco, se ha convertido en la mejor fuente de enlaces a temas que me interesan. Además, se ve el potencian inmenso viral … con el RT (retwittear). Siguiento a los autores originales encuentras gente muy interesante.

– Si creas una comunidad fiel como Apple, los fan-boys son capaces de imaginarse el futuro de los productos. Las ideas pueden fluir desde distintos puntos del planeta y no solo desde la mente de los directivos. Esto me recuerda que la literatura de ciencia ficción sirve de inspiración para investigadores espaciales de todo el mundo.

– Habla del ratio habitual de participación en Internet , la regla 1:9:90 Por cada persona que produce un contenido, 9 comentan sobre el y 90 lo ven simplemente sin crear nada. AdictosAlTrabajo.com esta lleno de paracaidistas que consumen los tutoriales sin que hayamos sido capaces de seguir a los 9 que los comentan y crear una comunidad…. lo bueno es que hay más bien 900 que los leen. Tendremos que poner más atención.

Como crítica a la obra diria:

– Al leerlo de corrido, da la sensación de falta de linealidad y/o repetición en las ideas y conceptos, como referencias a productos y empresas: Weblogs, la casa de Barbra Streisand, etc.. Tal vez sería bueno haberle dado alguna revisión adicional continua. Creo también que sobra alguna salida de tono como referirse a Steve Ballmer como patético.

– Hay otras veces que el autor proyecta (como me recuerdan que hago yo muchas veces), como cuando dice que herramientas LAMP representan una gran tendencia en el desarrollo de aplicaciones. Enrique, esta muy cerca de la innovación (start-up y garajes) pero lejos de los negocios reales, donde C/C++, .Net y sobre todo Java arrasan. Lo mismo pasa cuando habla de repositorios … me da que trabaja demasiado solo o con poca gente. Los que desarrollamos código, seguro que lo vemos algo distinto.

– Sobre la nube, yo que vengo de banca, me da que les va a costar pensar que sus transacciones se ejecuten fuera de su entorno. Todo va deprisa pero… todavía hay varias generaciones que se van a jubilar administrando CPDs plagados de máquinas sin comunicación externa y programando en Cobol.

Para terminar, deciros que es un libro muy recomendado para ayudarte a despertar, como la pastilla de Matrix….

Enlaces de interes:



Cómpralo en Casa del Libro

3 Comentarios

  1. Da gusto leerte, aunque a veces es denso lo que dices!
    Muy interesante lo de las críticas, al final, saldrán por un lado… veo más inteligente ser capaz de gestionarlas y canalizarlas, que dejarlas estar…. que se lo digan a Everis, y la fama que ha adquirido… por ejemplo.

    Saludos,

  2. Acabado de descubrir tu blog y el primer post que leído es este. No suelo hacerlo, pero tu opinión me ha hecho registrarme inmediatamente.

    Supongo que como muchos sigo la obra de Enrique Dans, con el que he coincidido alguna vez dando charlas en el Instituto de Empresa. Coincido contigo en la mayor parte de tus observaciones. Respecto al hecho tecnológico y cómo la tecnología cambia nuestras vidas y por tanto nuestro trabajo -el de todos, no sólo el de los que nos dedicamos a ella- en los 20 años que llevo dedicado a esto, me he encontrado haciendo de \\\»evangelizador\\\» casi siempre y es que en mi opinión la tecnología no es nada hasta que, al menos, afecta y por tanto es aceptada por un masa importante de la población. Respecto al asunto de las discográficas y los derechos de autor, desde hace muchos años creo el problema es que no se ha sabido explotar el interés por la obra y, sin embargo, se ha pretendido proteger siempre el contenido a través del formato. En este sentido, tratar de ponerle \\\»puertas\\\» Internet -como medio de difusión de formatos digitales- es un nuevo error de estos sectores.

    Hace 20 años, cuando empece, confieso que aunque me dedicaba a desarrollar videojuegos, era el más pirata de los piratas de videojuegos y eso me hizo reflexionar sobre esto. Al cabo de unos años conocí a mi gran amigo Miguel Moldes y fundamos BetyByte (www.betybyte.com), nuestra primera idea fue hacer que el pirateo nos beneficiara y creo que fuimos pioneros en la construcción de videojuegos con la máxima calidad (de entoces) y hacerlos gratuitos para aprovechar el tráfico (cuando nadie pensaba en esto). Eso nos abrió las puertas para crear una de las primeras comunidades virtuales que existieron en nuestro país (el famoso Movimiento Coca-Cola), dando la oportunidad de que una serie de marcas puedieran utilizar la tecnología para estabecer un modelo de relación con sus consumidores diferente.

    Todavía hoy me veo evangelizando sobre este tema en las direcciones de grandes compañías y empresas. Querido colega, el mundo avanza muy rápido, pero las personas envejecen más lentamente lento. Como decía Félix Muñoz, es un problema pasajero, pero hay que esperar a que la gente esté preparada para escuchar nuestros mensajes, de lo contrario seremos unos \\\»mesías autocomplacientes\\\». Coincido contigo en que el mundo de las Redes Sociales, los blog y cosas como twitter han hecho mucho bien por la comunicación, pero tampoco son la panacea. Desde siempre, nos enfrentamos a la naturaleza humana, la tecnología sólo da rienda suelta a la misma. La necesidad de comunicarse y el instinto gregario siempre han estado presentes, pero también la utilización partidista, interesada y distorsionadora que estos medios pueden llegar a amplificar.

    Tan sólo llamo a la reflexión, con la responsabilidad y lo que estos medios pueden llegar a suponer, por ejemplo y sin decir que se esté haciendo, con cambiar los resultados de búsqueda de las primera páginas de Google ante una noticia sobre un atentado terrorista. Esto podría alterar la opinión pública, incluso aunque esa noticia aceptara comentarios de millones de personas. TODO CAMBIA, pero pienso que hay cosas que no lo hacen. Esas cosas son parte del ser humano y están dentro de todos nosotros.

    Hace unos años un pederasta era un ser aislado socialmente, que podía acometer terribles actos contra pocos individuos. Hoy las redes sociales, internet y las nuevas tecnologías, han favorecido una \\\»technocracia\\\» que muchos confunden con una \\\»democracia\\\» (yo lo pongo muy en duda), pero también han dado potentes herramientas para que tipos, como el del ejemplo, lo tengan más fácil y cometan miles de atrocidades contra miles de personas, de forma más anónima e impune y en colaboración con miles de seres como ellos.

    Respecto al \\\»líquido elemento\\\» (en relación al aspecto de la materia que nos trata), en el \\\»mundo cambiante al que se refiere el autor\\\», es ya algo del pasado. La red está dejando de ser líquida para cristalizarse en una serie \\\»entornos\\\» que flotan libremente en ese líquido y que, antes -por ayer- no existían. Me refiero a que coincido con lo que muchos autores están empezando a preconizar con que la \\\»red ha muerto\\\» (como tal) refiriéndose a que millones de personas tan sólo se conectan para estar dentro de uno de esos grandes entornos que todos conocemos (Facebook, Twitter, Google, …) y lo hacen todo sin salir de él. Es más, estos entornos, cada vez están más cristalizados entre sí debido a sus fuertes capas de integración. Con lo cual muchas veces, el usuario no tiene conciencia de estar siempre bajo el mismo entorno y la negación se ha convertido en un \\\»parque temático con la ilusión óptica de la realidad que se vive\\\». En este sentido, creo que habría que reflexionar sobre los grandes monopolios y como nuestra acción diaria contribuye cada día más a esta cristalización del medio licuado. Por ello, considero obsoleto este calificativo.

    Es más, debemos estar preparados para los cambios, asumirlos con naturaleza, crecer y vivir intentando cambiar algo, pero nunca estaremos preparados para asumir las consecuencias e influencia de nuestros cambios sobre los demás. En un mundo cada vez más colectivo, falta un sentimiento de responsabilidad colectiva. Aunque soy uno de los que viven de esto, pienso que hay riesgos en lo que yo llamo \\\»el individualismo colectivo\\\».

    Un saludo y enhorabuena tanto a tí como a Enrique (al que comprendo y admiro).

  3. Yoshikemolo: Gracias por mandar un comentario tan elaborado.

    En mi caso, soy de los que están en segunda o tercera linea en las tendencias de Internet (la prueba está que soy novato en Twitter y otras redes) y tan en la ola como vosotros.

    Estar en la cresta te permite mirar que hay al otro lado aunque tampoco sabes la siguiente ola donde te llevará. Tampoco me preocupa mucho … nosotros somos expertos en profundidad de temas consolidados, no en amplitud donde muchas cosas son solo opiniones alejadas de nuestro negocio: construir sistemas complejos.

    Estaré observante y, a medida que crecemos como empresa y me voy dedicando a labores estratégicas, daré una brazadas para asomarme un poco 😉

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here