¿Por qué los técnicos no prosperamos en las empresas?

0
53

Un día hace años, me llamó el director general de mi empresa para saber que tal me iba y que estábamos haciendo. Era un tío listo porque, aunque yo tenía un responsable intermedio, el quería percibir cosas que solo alguien experimentado podía obtener de primera mano.

Trabajaba en una multinacional donde tenía a un importante grupo de persona a mi cargo. Conseguir cita con él era prácticamente imposible ya que, por su alto nivel de responsabilidad, estaba a mil guerras. Me preguntó "Roberto, tienes 45 minutos para contarme lo que estáis haciendo".

Yo cogí aire y empecé, como un disco a super-velocidad a decirle todo lo que estábamos haciendo, lo listos que éramos, lo malos que eran los demás y entrando en detalles técnico de las cosas de las que me sentía más orgulloso: Obviamente palabros que sólo alguien a tu nivel entiende y valora. 

Cuando llevábamos 10 minutos me dijo: "para para para.. . De lo que me estás contando, el 20 por 100 de las cosas no las entiendo y el 80% restantes no me importan un huevo". Imaginad la cara de tonto con la que me quedé.

A continuación de dijo: "Mira Roberto, si todos los responsables que están a tu mismo nivel, que sois como 12, me contaran las cosas con el mismo nivel de detalle que tú, ¿de qué tamaño tendría que ser mi cerebro para asimilarlo y poder correlacionarlo con todo lo que me van a contar los demás o lo que me cuentes la próxima vez?".

Nunca había caido es ello pero era algo más que razonable. También me dijo: "Mira Roberto: Yo ya sé que eres muy listo, porque si no, no estarías aquí, no me lo trates de demostrar cada vez que nos vemos (otro palazo en los riñones …).

Te voy a decir que es lo que quiero que me cuentes la próxima vez que vengas:

  • Primero, a grandes rasgos que estáis haciendo en tecnología para que en negocio funcione mejor.
  • Segundo: que está funcionando mal y por qué podrían venir los responsables de otras aéreas a quejarse de vosotros.
  • Por último, que es lo que estáis haciendo para que lo que vaya mal funcione bien, con eso para mí es suficiente".

Me llevé una gran lección de humildad. No solo eso, también me dijo: "y si no eres capaz de hacerlo tu y tus otros compañeros, tarde o temprano tendré que ponerme un ayudante al que vosotros calentéis la cabeza y que sea capaz de proporcionarme esta información".

Como conclusión os quiero decir: En el mundo de la empresa, no es más valioso el que mejor saber programar (o hacer cualquier otra labor técnica) sino el que mejor sabe hacer lo que corresponde al puesto en el que está…es decir, saber estar y con quién estás… NO DESCUIDEIS LAS RELACIONES HUMANAS.

Una de las cosas que más me han ayudado es leerme libros de Psicología del Trabajo … echad un vistazo a alguno.

Roberto Canales

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here