Breve reflexión acerca del libro Conceptos ágiles aplicados a distintas áreas de la empresa de Roberto Canales Mora

0
283
portada libro verde roberto canales

He leído con interés el libro Conceptos ágiles aplicados a distintas áreas de la empresa de Roberto Canales Mora y tras haber llevado a cabo una reflexión sobre su contenido, me gustaría compartir mi opinión sobre este interesante libro.

En primer lugar, me gustaría referirme al autor del libro, Roberto Canales, de quien sin tener aún la suerte de conocer personalmente, sí me atrevo a afirmar que tiene un amplio y sutil conocimiento del motivo por el que son necesarias las metodologías ágiles. Un conocimiento que se amplía a la esencia de las mismas y a la importancia del rigor metodológico de éstas, rigor que, no obstante, no es estático sino dinámico por cuanto como bien conocemos, éste debería irse adaptando a la dinámica del equipo de trabajo, las necesidades del negocio, etc. Pero igualmente se puede deducir de este libro, la acertada focalización de Roberto Canales en el reto que supone convencer a las organizaciones sobre cómo y por qué adoptar estas metodologías. 

En cuando a las metodologías ágiles y si bien muchas de éstas cuentan con un esquema más o menos estándar de trabajo (ej. SCRUM), no menos es cierto que es la habilidad, creatividad, visión y experiencia de las personas que integran los equipos de trabajo, lo que al final va perfilando la forma de trabajar que genera los mejores resultados para el grupo y por tanto para el cliente.

Es por ello, que si se diera el caso de que tuviéramos que elegir un solo concepto alrededor de esta forma de trabajo, creo que sería bastante mayoritaria la elección de “People first”, ya que por un lado es éste el verdadero activo por el que las organizaciones deberían apostar para alcanzar sus pequeños, medianos y grandes logros y, por otro lado, es el cliente y la relación con éste lo que al final determina ese beneficio común para ambos.

No obstante, me gustaría hacer hincapié en mi reflexión en algo que, en mi opinión, determina el éxito final de estas metodologías, de la continuidad de éste en el tiempo y en definitiva del éxito de las organizaciones que en un determinado momento deciden adoptarlas. Este aspecto es el aspecto Cultural y cómo las organizaciones deciden evolucionar para impulsar el uso de de estas metodologías, no como una moda, no porque “alguien” del sector o de la propia organización tuvo un éxito puntual a la hora de aplicarlas (aunque ésta sea una buena referencia), etc. y sí siendo plenamente conscientes de la necesidad de liderar ese cambio organizacional en su más amplia concepción, con el objetivo de adaptarse tanto al momento presente y futuro del entorno industrial, como al tecnológico y social.

Permitidme una breve referencia a mi experiencia profesional con el fin de justificar mi opinión acerca del libro de Roberto Canales.

A lo largo de mi trayectoria profesional desarrollada en múltiples sectores, así como de mi experiencia no profesional, tan importante como la primera, casi siempre (no siempre) he percibido de las personas y de las organizaciones esa necesidad interna por mejorar y evolucionar, una necesidad que conllevaba la necesidad de adoptar cambios para los que no se oponía resistencia alguna y por el contrario, se mostraba la voluntad e ilusión de afrontarlos como una oportunidad, algo de lo que sentirse realmente afortunado y hasta orgulloso por cuanto en la gran mayoría de ocasiones uno mismo se erigía en líder de su propio cambio.

Cuando antes indicaba “no siempre” es porque tanto a nivel individual como de las organizaciones, hay ocasiones en las que se anteponen necesidades de otro tipo, como por ejemplo necesidades básicas en el corto plazo, necesidad de liderar de forma puntual y a cualquier coste una oportunidad de negocio, etc. Pero con el tiempo, incluso éstos últimos actores acaban reflexionando y percibiendo como factor clave para garantizar su propia existencia en el medio y largo plazo, la necesidad de evolucionar y para ello hay que adoptar cambios internos, integrar los externos, etc. en definitiva de mejorar continuamente.

A lo largo de esta trayectoria, he tenido la suerte y la satisfacción de poder trasladar la bondad de estas metodologías de unos sectores a otros diseñando e implementando proyectos de forma exitosa, unos proyectos que conllevaban una necesaria transformación cultural y procedimental en los ámbitos donde se aplicaba.

Como resultado de lo anterior, puedo afirmar que el éxito de estos proyectos tuvo una serie de factores comunes a todos ellos y éstos fueron los de establecer como principios básicos, la confianza y la conversación continuas entre todos los actores como necesarios catalizadores de estos procesos de transformación.

Por este motivo, me agrada comprobar cómo Roberto Canales refleja igualmente en su libro esta necesidad de establecer esos principios básicos, la confianza y la conversación continuas.

Como bien es conocido, el origen de la gran mayoría de estas metodologías estuvo en el ámbito industrial y es desde finales de los años 90 cuando otros sectores comenzaron a incorporarlas.

Sin embargo, la adopción de estas metodologías no fue de éxito en todos los casos.

Los motivos de este “no éxito” fueron diversos. Prefiero calificarlo como “no éxito” en lugar de “fracaso”, porque en muchas ocasiones la iniciativa global tuvo previamente el desarrollo de proyectos piloto en diversas áreas de actividad que sí funcionaron, pero que a la hora de trasladar la metodología a la totalidad de la organización, se falló en dicho intento.

Como bien es conocido entre quienes participamos del desarrollo de proyectos utilizando metodologías de esta naturaleza, los factores que determinan ese “no éxito” no residen en las propias metodologías cuya bondad está fuera de duda y sí están relacionados con la gestión de la transformación cultural que éstas conllevan.

Cuando hace ya muchos años conocí el “Manifiesto Ágil para el Desarrollo de Software” y que en este libro se muestra en la pág. 32 y siguientes, junto con los “Valores”, “Principios” y algunos “Mensajes” relacionados, percibí el enorme esfuerzo intelectual e ilusión que hay detrás de la síntesis de estos y por tratar de trasladar la esencia de aquellas metodologías con origen en otros sectores (Industria) más otras nuevas metodologías, a este sector de TI y en concreto del Desarrollo del Software, un recorrido realizado por todos aquellos que compartimos la ilusión de desarrollar el conocimiento y la práctica de la mejora continua en cualquier ámbito de actividad y en cualquier sector. 

Es por todo ello por lo que considero que este es un magnífico libro, ya que en él se abordan tanto las propias metodologías ágiles, como lo que considero de trascendental importancia, que es saber trasladar esta cultura a la organización (técnicos, mandos, directivos…pero también a los clientes y a la cadena de suministro) para que decidan abordar procesos de cambio, en especial aquellos orientados a la adopción de estas metodologías de forma decidida, segura y con confianza e ilusión.

En este punto me gustaría recuperar la experiencia de una extraordinaria jornada que tuve la suerte de compartir con @Jason Little , @Patrick Verdonk y @Angeles Pozo de Alquimia del Talento (además de con otros participantes de otras empresas de diversos sectores de actividad) y en la que alrededor del concepto Lean Change Management, profundizamos en el análisis de considerar la transformación cultural en su sentido más amplio y de las personas en particular, como factores clave de éxito en los procesos de Transformación de las empresas.

Tanto por este libro de @Roberto Canales Mora , así como por las magníficas sesiones de reflexión organizadas por @Angeles Pozo, @Patrick Verdonk y @Jason Little y por toda la literatura y foros existentes en la redes sociales, considero que nos encontramos en un floreciente momento de desarrollo intelectual alrededor de estos conceptos, situación que por otro lado no me resulta sorprendente por cuanto precisamente lo que estamos viviendo es una “Revolución Industrial”, revolución que conlleva la necesidad de analizar cómo abordar los necesarios cambios culturales que ésta induce.

Por ello, me parece extraordinariamente oportuno y útil el hecho de haber dedicado en el libro de Roberto Canales, un amplio preámbulo explicativo e introductorio de las metodologías con el ánimo de sensibilizar culturalmente sobre éstas.

Así, de los epígrafes “Información del Autor” y “¿Por qué de este libro?”, se deduce el acertado reconocimiento del autor a que este conocimiento que surge de la experiencia laboral e inquietud intelectual, emana tanto desde el ámbito más personal y profesional pero al fin y al cabo individual, así como de la compartición de todo ello entre los miembros del equipo y de otros profesionales de cualquier ámbito (local o internacional) o sector, lo cual favorece sin duda el desarrollo de este conocimiento y el progreso colectivo.

Como podréis deducir de lo reflexionado por mí hasta el momento y considerando la importancia de introducir culturalmente estas metodologías en las organizaciones, es la dedicación de los Capítulos 1 a 3 y muchos de los comentarios contenidos en el resto de capítulos, lo que aporta un valor diferencial de este libro, ya que considero que el reto está en saber cómo explicar a las organizaciones y en definitiva a las personas que lo integran, cómo afrontar los necesarios cambios culturales y organizativos para utilizar estas metodologías y afrontar el futuro con mayor garantía de éxito.

Igualmente, considero que el resto de capítulos que desarrollan aspectos más procedimentales de las metodologías ágiles, cuentan, además con ese rigor al que inicialmente hacía referencia, con ese “toque personal” fruto de la creatividad y profundo conocimiento de Roberto Canales sobre estas metodologías.

 

Mi felicitación personal a @Roberto Canales Mora por el libro Conceptos ágiles aplicados a distintas áreas de la empresa.

Francisco Javier Ten

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here