Sketchnotes

2
620

Sketchnotes o notas visuales, es un término acuñado por Mike Rohde en 2007 y no es más que una forma mucho más amena y divertida de tomar notas añadiendo una combinación de elementos visuales tales como: figuras, dibujos, tipografía dibujada a mano, formas, flechas, cuadros y líneas. En esta review me gustaría animarte a iniciarte en esta magnífica práctica y sobre todo convencerte de que no se trata de una habilidad que sólo unos pocos poseen.


Desde la primera vez que lo vi me encantó pero debo confesar que lo veía como algo difícil de hacer por mí, pensaba: «no dibujo tan bien como para hacer eso…». Pero mi espíritu agile me seguía diciendo que era una excelente forma de tomar apuntes y recordar lo hablado, sin necesidad de largos correos y aburridos resúmenes,  así que decidí ponerme en acción y comencé a investigar al respecto: asistiendo a meetups de bikablo, a talleres como el taller de sketchnoting con Javier Alonso (@oyabun) y a leer libros tales como: The Sketchnote handbook, Bikablo 2.0. Me gustaría compartir aquí todo lo que he aprendido hasta ahora y para ello me gustaría comenzar por una frase de la que puedo dar fe:

«Aunque no seas un artista o creas que no dibujas bien,

¡puedes crear Sketchnotes!»


Aunque resulte increíble la verdadera habilidad que se requiere para hacer sketchnotes no es la de saber dibujar bien, sino la de saber escuchar activamente, es decir, saber:

Enfócarte, centrando toda tu atención única y exclusivamente en el orador.

 

Eliminar: las distracciones que puedan surgir a tu alrededor. Ej: llamadas, mensajes y alarmas del móvil.

 

Sumergirte: prestando toda tu atención en la presentación.

 

Cuando haces Sketchnote todo tu cuerpo se involucra:

Oído, para escuchar las ideas que estás recibiendo. Cerebro para entender, interpretar y representar gráficamente las ideas y conceptos que estás escuchando. Todo esto mientras activas tus ojos y manos para plasmar esas representaciones sobre el papel.

A pesar de ello, un Sketchnote no es arte, no se trata de cómo dibujas, si no de cómo aterrizar las ideas que estas escuchando sobre el papel.  Aunque no puedas trazar una línea recta, puedes aprender a hacer sketchnotes con un poco de práctica, y la razón es que incluso un mal dibujo puede transmitir efectivamente una idea, sino fíjate en la siguiente imagen:

Independientemente de la calidad de cada uno, el mensaje está claro: es un gato.

En resumen, la clave para hacer sketchnotes es escuchar, sintetizar y visualizar.

     Sketchnote nació de la frustración de Mike Rohde, quien harto de intentar capturar hasta el más mínimo detalle en sus notas, obtenía apuntes eternos con sólo texto, pesados de leer y a los que nunca acudía una vez finalizados.  

     En enero del 2007, en una conferencia en Chicago, Mike Rohde decidió intentar algo nuevo y en vez de preocuparse por cada mínimo detalle, escuchó más atentamente, enfocándose en capturar las grandes ideas principales y expresarlas con gráficos, dibujos y formas. A esta nueva forma de tomar notas la denominó Sketchnotes.

El proceso para hacer sketchnotes obliga al cerebro a usar los dos hemisferios, porque activa las dos formas en que éste procesa la información: la verbal (conceptos como palabras) y la visual (conceptos como imágenes). Por lo tanto, hacer sketchnotes representa un reto constante al cerebro para transformar palabras en imágenes; es gracias a ello que obtenemos los siguientes beneficios:

  • Serás capaz de recordar más fácilmente y muchos más detalles que cuando sólo tomas notas planas. Esto se debe a que hacer un sketchnote desafía a tu cerebro de muchas más formas, lo que ayuda enormemente a recordar lo que pensabas, veías e incluso sentías cuando lo hiciste, aunque hayan transcurrido días, meses o incluso años.
  • Ayuda a mejorar la concentración y, por tanto, a centrar tu mente en el momento presente ya que cuando tu mente y tu cuerpo trabajan juntos hay poco espacio para las distracciones.
  • Hacer sketchnotes es relajante. Ayuda a dejar de centrarse en los detalles para enfocarse sólo en las grandes ideas principales.
  • Mejora la capacidad de escucha y de síntesis.
  • Tus apuntes serán divertidos, agradables de retomar, compartir y visualizar.
  • Hacer un dibujo es generalmente más rápido de crear que una descripción escrita.
  • A menudo, una idea compleja se puede transmitir más efectivamente a través de una imagen que mediante una descripción escrita u oral. Sino observa este ejemplo: 
  • La forma de aprendizaje mas común es en un 65% visual, un 35% auditivo y un 5% kinestésico, por lo que las notas visuales son mucho más aclaratorias que las notas planas.
  • Son únicos. Nunca existirán dos iguales, eso es porque en el proceso de síntesis, cada persona embebe de alguna manera su personalidad y sus experiencias, así, aunque dos personas tomen notas visuales de una misma presentación nunca serán iguales.


Los sketchnotes pueden ser de dos tipos según el momento en el que se realizan:

→ Sketchnote en tiempo real es aquel que es creado mientras escuchas una charla, presentación o reunión:  

  • No es tan duro como suena; sólo requiere práctica, ya que la rapidez y la efectividad son críticos cuando estás haciendo sketchnotes en tiempo real.
  • Principalmente requiere estar completamente sumergido en la presentación para poder decidir qué idea vale la pena y cuál no.
  • Tienen el inmenso beneficio de que cuando el evento termina tus notas están terminadas.

 

→ Sketchnote en dos-fases: consiste en hacer un sketchnotes en tiempo real pero en lápiz, que luego se perfecciona y se pasa a tinta.

Un sketchnotes en dos fases también ocurre cuando inicialmente se toman notas planas como de costumbre y luego son convertidas en notas visuales.

Este tipo de sketchnotes tiene las siguientes ventajas y desventajas:

  • Trabajar dos veces sobre tus ideas permite repasar y reforzar las ideas en tu memoria.
  • El sketchnotes a lápiz permite corregir errores pero también toma el doble de tiempo realizarlos.

El sketchnote en dos fases está bien si te preocupa mucho cometer errores o quieres iniciarte progresivamente a un ritmo más lento, pero no te quedes atascado ahí. El sketchnote en tiempo real es más fácil de lo imaginas.


El proceso para hacer un sketchnote es muy personal. Mike Rohde recomienda su proceso  como punto de partida para luego personalizarlo:

  1. Investigar: investiga el evento, al orador y el tema sobre el cual va a hablar. Esto te dará la visión y la confianza necesaria antes de hacer el sketchnote (sobre todo si el orador y/o el tema son nuevos para ti).  
  2. Reúne el material: lleva contigo varios cuadernos, múltiples bolígrafos, tu smartphone y si el evento es a oscuras quizás una booklight (lámpara de libro). Nunca se sabe cuándo un bolígrafo se puede quedar sin tinta o perderse uno de tus sketchbook.
  3. Llega temprano: busca el mejor sitio, preferiblemente debajo de algún foco, en el que puedas escuchar y ver bien al orador. (Recomendación: sentarte en el medio de una fila podría reducir las molestias o interrupciones causadas por las personas que llegan tarde o se van temprano).
  4. Crea un título: que contenga el título de la charla, el nombre del orador, la ubicación y la fecha. Crear este título antes de que el orador comience te permitirá enfocarte en la charla.
  5. Sketchnote: Cuando la charla comience, escucha con atención, sintetiza y comienza a dibujar. Cuando haces sketchnotes el tiempo apremia y lo mejor es plasmar lo primero que tu mente imagina al escuchar una idea.
  6. Fotografía: Tomar fotos de tu sketchnote al finalizarlo es una excelente forma de compartirlo en redes sociales y de hacer un respaldo de los mismos.   

  1. Despídete de la timidez y de la vergüenza: no compares ni juzgues tus notas visuales. Recuerda: Incluso un mal dibujo puede transmitir una idea efectivamente.
  2. Los beneficios de practicar sketchnotes se perciben tanto si lo haces en físico sobre un papel o digitalmente sobre cualquier dispositivo electrónico.
  3. Casi todo lo que te puedas imaginar se puede dibujar usando estas cinco formas básicas.
  4. Limita tu espacio: Pasa del gran cuaderno de notas a un pequeño cuaderno. Limitar el espacio de escritura te obliga a seleccionar cuidadosamente las ideas principales y a omitir los pequeños detalles.
  5. Cambia el lápiz por el bolígrafo o rotulador: Al escribir con rotulador no tienes la oportunidad de corregir, lo que es ideal porque ayuda a enfocarnos en plasmar la idea tal y como nos viene a la cabeza y no en la perfección de cómo plasmarla.
  6. Sé literal: cuando escuches una idea o concepto, simplemente dibuja lo primero que te venga a la cabeza. Intenta no perder tiempo pensando «¿qué dibujo para expresar X cosa…?» ¡Simplemente dibuja! Cuando haces sketchnotes en tiempo real, el tiempo apremia y lo más ágil es plasmar lo primero que te viene a la mente al escuchar esa idea.
  7. Improvisa y comienza a amar tus errores:  Cuando haces sketchnotes en tiempo real y con boli no tienes la oportunidad de corregir, así que lo mejor es improvisar. Ver e imaginar formas donde no las hay, como cuando éramos niños, es una gran habilidad que te ayudará a solventar o a matizar esos fallos.
  8. Enfócate en las grandes ideas: centrarte en las grandes ideas principales que resuenen en tu mente para convertirlas en notas visuales. Truco: aquellas ideas que te hacen asentir, fruncir el ceño o sonreír son ideas que muy probablemente valga la pena representar.
  9. ¡Atrévete! Haz un sketchnote en la próxima oportunidad que tengas, no necesitas ninguna preparación previa; comienza al menos reservando una pequeña área de tus notas planas para hacer un sketchnote de lo que sea: el título de la conferencia, del orador, etc.
  10. Práctica, práctica y práctica: no pierdas ninguna oportunidad para hacer sketchnotes, como todo en la vida, la escucha activa se fortalece y mejora con la práctica.
  11. Una gran técnica que a mí me ha resultado super útil es la de «dibujar frases»: y es porque sin prisas me permite poner en práctica mi habilidad síntesis y visualización. Y en consecuencia al punto nº 1, aquí os muestro mis primeros intentos para dibujar frases que hice en el meetup de bikablo. 

  1. «Dibuja videos» de presentaciones online: Busca presentaciones cortas de entre 15 y 20 min que te permitan practicar tu capacidad de escucha activa sin estar bajo la presión de una verdadera conferencia o presentación, e intenta plasmar gráficamente las ideas principales. Nuevamente te muestro mis primeros pasos en este punto

Espero os haya resultado de utilidad esta entrega, en la próxima me gustaría entrar más en detalle sobre la estructura de un sketchnote y algunas técnicas concretas para dibujar los elementos gráficos que te ayudarán a hacer tus apuntes más dinámicos y divertidos. Sería un detalle que me dejaras tu feedback o mejor aún: ¿Te atreves a crear tu primer sketchnote y compartirlo con nosotros? 

 

2 Comentarios

  1. Hola Anais,
    Enhorabuena por el artículo porque has dado una excelente (y motivadora) visión de lo que es el sketchnoting. A mi también empezó a picarme el gusanillo viendo las grandes ventajas que aportaba el visual thinking a la hora de presentar algo al equipo con el que trabajo. Su atención cambiaba radicalmente en cuanto cogía un rotulador y me lanzaba a la pizarra a poner garabatos y líneas. He tenido también la oportunidad de asistir a un curso de Javier Alonso y leer el libro de Mike Rohde, aunque he de confesar que me falta práctica, mucha práctica. Como bien dices, pronto te das cuenta que esto no trata de dibujar bien, sino de saber captar y sintetizar ideas.
    He de confesarte que tu artículo me ha motivado a volver a coger el rotulador. ¡Muchas gracias!

    • Muchas Gracias Juan Ignacio por tus motivadoras palabras, al igual que tú sigo intentando ganar practica, aprovechando todo aquellos espacios en los que pueda ponerme a garabatear en la pizarra para que mis equipos se queden con las ideas principales de cualquier reunión. Mucho Animo!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here