Comentando el libro ‘Growth Hacker Marketing’ de Ryan Holliday

El libro ‘Growth Hacker Marketing’ de Ryan Holliday explica la nueva forma de aproximarse al mundo de las ventas desde la creatividad y las antípodas de los tradicionales grandes presupuestos.

De un tiempo a esta parte se han puesto de moda nuevas técnicas de Marketing en las que más que nunca la creatividad juega un papel importante. Con el fin de la era de la supremacía de la televisión, radio, prensa y otros medios de comunicación de masas popularizados en el siglo XX, la confirmación de la práctica hegemonía de Internet ha motivado la llegada de nuevos modelos de ventas.

No en vano, marcas como Facebook, Twitter, Airbnb o Dropbox, (casos que se mencionan en el interior del libro) obtuvieron su éxito a través de ingenio, contactos y situarse en el momento adecuado en el lugar idóneo. Se trata de aprovechar así la senda que el emprendimiento Lean y el Long Tail establecieron hace unos años.

Sin duda Ryan Holliday concuerda con las primeras menciones que registra la blogosfera sobre esta vertiente enfocada a las ventas. No hay más que visitar la entrada de Sean Ellis en 2010 en Startup Marketing o la del gurú del Marketing Andrew Chen que titula ‘Growth Hacker is the new VP Marketing’.

Desde que comenzó a hablarse de esta tendencia ya se citan cuáles son las herramientas clave para el éxito en el Growth Hacking, aquellas que miden la repercusión de un determinado producto o servicio. Dichos puntos se sintetizan en la capacidad de probar, seguir y escalar la evolución del producto y conforme a ello ir modificándolo en base a la experiencia del usuario. De esa forma se conseguiría un producto diseñado por el usuario para sí mismo en el que además se siente parte del proceso de creación del mismo. Un doble motivo para que el mismo participe de la compra de dicho producto o servicio. Si crea un producto a su gusto y además se le da crédito por ello, ¿por qué no comprarlo?

Nunca he sido muy partidaria del SEM o el pago por promoción de un servicio, aunque sus positivos resultados sean incuestionables. Sin embargo siempre he tratado de crecer profesionalmente cualitativamente y no cuantitativamente. Eso lo aplico a las redes sociales, la generación de contenidos en una web o cualquier otra herramienta que vaya encaminada al Marketing digital. Reconozco que soy más de un número de seguidores, lectores o usuarios leales, familiarizados con la empresa que de un gran número de usuarios que participan de las campañas de la empresa pero que no se fidelizan. Por este motivo me he decidido a comentar el ‘Growth Hacking Marketing’ en este post ya que creo que es una herramienta decisiva para aquellos que afrontan con creatividad y planificación un proyecto en lugar de los costes que comportan las campañas de captación.



Cómpralo en Amazon