Comentando Design thinking Lidera el presente. Crea el futuro.

Acabo de terminar de leer el libro de Manuel Serrano Ortega y Pilar Blázquez Ceballos: Design thinking Lidera el presente. Crea el futuro.

Me pareció una buena obra introductoria de Design thinking y me quedé con ganas de más herramientas que presentan al lector (o adaptaciones personales).

Poniendo en contexto mi situación, estoy ayudando a organizaciones que definen proyectos con design thinking (que se lo han currado) a traducir los nuevos escenarios de oportunidad a historias de usuario para abordarlos con metodologías ágiles: al final me he “contaminado” de muchas otras herramientas en la fase de definición de esos proyectos y he decidido profundizar.

Os cuento las partes que me han gustado, que corresponden con las esquinas que he doblado y lo que me han hecho pensar (siempre recordando que seguro que otro lector encontrará otras muchas cosas de valor).

– Citan a David Burney: la gente que exige saber la respuesta demasiado pronto, mata la innovación”. En el proceso de Design Thinking, cuando participamos técnicos o gente muy táctica, siempre hay alguien que le parece una tontería y pérdida de tiempo el proceso. Les enseñaré esta frase.

– Dicen “un buen pensador de diseño emplea y practica el integrative thinking, observando e interpretando la experiencia global como un todo, abriendo y cerrando el zoom según convenga.

– Introduce el modelo de Stuart Pugh de 11 etapas, aunque en el libro solo incluyen las de diseño: Detección de necesidades, estudio de mercado, especificaciones, diseño conceptual (generación de ideas y visualización), diseño de detalle y validación. Para la generación de ideas cuenta el método SCAMPER: Sustituir, combinar, adaptar, modificar, buscar otros usos, eliminar y reordenar. Me recuerda al libro Thinker Toys.

– También introduce el modelo de Bruno Murani: Problema, definición, elementos, recopilación de datos, análisis de datos, creatividad, materiales/tecnología, experimentación, modelos, verificación y solución..

– Dedica muchas páginas al proceso de design thinking: Comprender (entrevistas), observar (empatizar), definir (estructurar), idear (brainstorming), prototipar (pensar con las manos el customer journey), testear (sobre elementos físicos) e implementar (ser críticos). En este bloque tienen protagonismo y superposición la experiencia de usuario, creatividad, selección y diseño/ejecución.

– Señalan, parafraseando a Tim Brown, que todo proceso tiene 3 etapas (cosa que podemos ver en común en los 3 modelos anteriores) : inspiración, ideación e implementación.

– Cuentan el modelo Mc Kinsey del valor de la gente en forma de T: ingenieros con experiencia en marketing, artistas con MBA, etc. Es decir, que no sólo hace falta que haya en equipos gente de múltiples disciplinas sino gente con inquietudes y habilidades multi-disciplinares.

– Especifica las 4 partes de un business canvas: cómo, qué, quién y cuánto, y links con herramientas. Es más interesante de lo que parece porque al crear los míos propios, cambiando casillas, me he cargado un poco ese concepto.

– Invitan al usuario a visitar páginas, donde pueden probar estas herramientas de conceptualización interactiva mente.

– También habla del Lean canvas, Empathy Map y Value Proposition Canvas. De este último, creo que tengo que escribir un post dedicado.

En la evaluación global del libro, creo que al ser cortito y tener puntos brillantes es muy adecuado para regalar a responsables de producto de la viaja escuela. Dicen que formar es como encender un fuego y no como llenar un vaso. Puede encender fuegos. Eso si, hay que advertir que las primeras hojas casi me invitan a dejarlo y luego mejora. Sobre todo será útil si te planteas un problema e intentas aplicar las herramientas.