Necesitas una auditoría y un buen PAR para mejorar en tu carrera

0
5159

La tecnología avanza sin tregua exponencialmente cuando la capacidad de aprendizaje resulta lineal de promedio. Miles de personas se encargan de que los sistemas que habitualmente utilizamos evolucionen cuando no se disponen de horas suficientes para investigar acerca de una determinada tecnología o desarrollo.

Esta carencia de tiempo, lejos de frustrar, debería de hacerte sentir bien, pues implica que nunca te faltará trabajo cuando te decidas a especializarte en algo y dispongas de una habilidad normal para interactuar con un número suficiente de profesionales del mismo sector, (desarrollar la marca personal, asistencia a eventos, presentarse cuando alguien necesite recurrir a un profesional de un perfil análogo, etc).

En una consultoría informática en la que cambian los proyectos y los clientes a menudo, los desarrolladores se ven forzados a adquirir conocimiento en cada cambio. Una persona hábil enseñará y aprenderá. Ahora bien, si esa persona pasa varios años en un mismo cliente y no crea retos personales por su cuenta, aprenderá menos o casi nada. No es igual tener diez años de experiencia que un año repetido diez veces.

Si trabajas en una empresa final eres “el cliente” y probablemente la prioridad y presión diaria estarán centrados en que sigan funcionando los sistemas necesarios para negocio. Renovarse tecnológicamente será en muchos casos una presión interna de unos pocos (con interés personal) más que una motivación de invasión para negocio. Posteriormente esas mismas áreas de negocio seguro que echarán en cara que no hayamos realizado esas actualizaciones cuando sea ya demasiado tarde y los sistemas desfasados se hayan convertido en un problema.

Un buen modo de conseguir un poquito de tensión, tanto para los equipos técnicos como para obtener el apoyo de negocio puede ser contratar una AUDITORÍA. Que alguien te saque los colores y te diga cómo se podrían hacer las mismas cosas de otro modo puede dañarnos el ego a muy corto plazo pero desde luego nos obligará a dar unos pasos beneficiosos para todos a medio y largo plazo. Se puede auditar fácilmente cómo se gestiona la configuración (repositorios, ramas, integración continua, métricas de calidad…), el uso de metodología (TDD, ATDD, estimación, refactorización), los frameworks, los modelos de datos, los sistemas para integrarse con terceros, etc.

Por desgracia muchísimos técnicos tienen el ego hipertrofiado y lejos de ver como una ventaja interactuar con otros profesionales se sienten inseguros en sus organizaciones, ¡como si ser el experto de una tecnología implicase tener que saber todo de todo! Si alguien te audita te estarán formando: cosa que seguro que reclamas muy a menudo.

Recuerda esta frase: si eres el mejor técnico de tu empresa TIENES UN PROBLEMA porque, ¿con quién puedes tener conversaciones instructivas que pongan al límite tus conocimientos y los desarrollen?

Por eso, la auditoría puede ser un paso para diagnosticar pero posteriormente hace falta valorar las conclusiones y establecer unos planes de acción.
Algo que todavía está mejor es tener a tu disposición un PAR o un compañero externo con quien trabajar unos días para encauzar las mejoras descritas en la auditoría.

Todo es mejor con UN PAR.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here