Rotación en la empresa y el teorema de la niña mona

1
4970

La marcha de gente en la empresa, no es ni buen ni mala, simplemente está. La gente se incorpora a una organización y se marcha de ella continuamente.

Cada persona tenemos nuestra agenda e intereses y damos valor a distintas cosas en distintos momentos del tiempo.

Cuando alguien se incorpora a un trabajo, más si es el primero, suele tener una ilusión y voracidad grandísima por el conocimiento y por pertenecer a un colectivo donde sentirse integrado y valorado. Otras variables importan menos.

Cuando esa misma persona lleva unos años trabajando y piensa en casarse y/o tener niños y le viene a la mente las facturas que hay o tendrá que pagar, el nivel de ingresos, que antes estaba en un plano secundario, pasa a un plano primario. Una buena oferta en el momento preciso es una tentación difícil de aguantar.

Un grupo debe acostumbrarse a que existe una rotación natural. Tendrá que disponer de los mecanismos para gestionar el conocimiento y meter a rueda a los nuevos integrantes de un modo no forzado.

Obviamente todo tiene sus límites: si esta sustitución de personal es continua, a parte de desesperante, puede ser desastroso para un proyecto y equipo. Pero eso es otra guerra.

Una organización ni es ni creo que deba ser demasiado estable. Las aguas estancadas tarde o temprano se vuelven insalubres. La sangre nueva enriquece a todos. Incluso la gente preparada se da cuenta de su nivel de conocimiento cuando ve lo costoso que es meter a rueda a otros.

Es bueno que cierta gente abandone una organización porque piense que ya ha cumplido una etapa en ella, que ya le ha dejado de aportar valor, y es tambien bueno que otra gente se incorpore con interés y entusiasmo por pertenecer a esa misma organización que otros, que están dentro, ya no veían tan atractiva.

Con este último punto, recordad que tambien es fácil perder perspectiva y no recordar al TU de hace un tiempo, ese que veía las cosas de otro modo. Yo esto lo suelo contar con un ejemplo muy gráfico, el teorema de la niña mona:

•Imaginate que, cuando vas a trabajar en autobus, ves a una chica mona (podría ser un chico indistintamente) que te gusta hasta un punto que se te acelara el corazón. Probablemente estarías dispuesto a estudiar sus hábitos y hacer por coincidir con ella, aunque eso te supusiera algún pequeño perjuicio.

•El día que te echase una mirada y sonrisa te irías a tu casa completamente feliz.

•Si un día te atrevieras a quedar con ella, si te dice que sí, llamas a tus amigos encantado.

•Si sales con ella y os rozais un poco, eres capitán general.

•El día que teneis relaciones más intimas, estás en una nube.

•Decidis iros a vivir juntos pensando que es la decisión perfecta.

•Un día te das cuenta que no es tan ordenada como te gustaría y llena el baño de botes.

•Te «obliga» a cambiar tus hábitos, a quedar menos con tus amigos y te recrimina ciertas cosas de que no le gustan de tí con idea de mejorar la convivencia.

•Empezais a tener pequeñas broncas por trivialidades. Tu intentas transformarla a ella y ella te intenta transformar a ti.

•Cuando un día quedas con tus amigos les dices que no sabes si vas a llegar muy lejos con ella.

•Si te das cuenta, ha pasado de ser el amor de tu vida a esa arpía con pequeños detalles que acumulados te saca de tus casillas. Ella no ha cambiado ni tu tampoco, solamente que cada vez nos volvemos más sensibles a trivialidades. Sigue siendo la misma niña de tus ojos, pero ya en los ojos de otro, pero la has perdido a ella por el cambio de perspectiva.

•Es más, solo te das cuenta de lo tonto que eres, cuando la ves con otro y te das cuenta de lo que tenías y perdiste.

Si eres hábil y como responsable de un grupo haces ver este efecto a tus compañeros, probablemente la rotación, por lo menos en tu área, sea un poco más baja que en otras.

Si además, esas pequeñas normas de convivencia están predefinidas y protocolizadas para que no supongan un problema para nadie, mejor que mejor.

El dialogo y la visión amplia, elevándote de trivialidades, ayuda en todos los aspectos de la vida.

Enlaces de interes:

1 Comentario

  1. De acuerdo con lo que dice la noticia… Las circunstancias de una persona cambian con el tiempo, y esos cambios afectan a las decisiones que toma. Igual que los gustos en cuestión de comida cambian con el tiempo, lo que buscas en una empresa se adaptan a las necesidades del individuo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here