¿Por qué es tan insatisfactoria la profesión informática?

0
589

Si te lees libros y metodologías sobre dirección de proyectos, normalmente encuentras que definen si un proyecto tiene éxito, si se hace según lo planificado en 4 dimensiones: Tiempo, coste, alcance y calidad.

Pero normalmente, se le olvida a todo el mundo la dimensión tal vez más importante: "Un proyecto no se puede decir que haya tenido éxito si no ha cumplido las expectativas de todos los stake-holders (o personal involucrado) tanto internos como externos".

Lo voy a explicar con el ejemplo del cómic de por qué es tan poco satisfactoria la profesión de informática (como siempre no se puede generalizar … pero seguro que para muchos de vosotros es una realidad):

  • Una empresa hace un pliego de condiciones totalmente abierto para asegurarse que, sin esforzarse en definir lo que realmente necesitan (por falta de tiempo, vaguería, desconocimiento, incompetencia o no querer gastarse el dinero en hacerlo bien contratando consultoría), para que cuando el 
    proyecto esté a medias, sean capaces de cambiar el rumbo.
  • Una consultora, que tiene unos gerentes sometidos a una alta presión comercial (porque normalmente su variable e incluso continuidad está en juego), es  convocada para participar en un concurso, normalmente con otras 2 o 3 empresas), para hacer una oferta a ese proyecto. Obviamente, se intentará dar el precio  menor que se considere razonable para hacer el proyecto pero … si el pliego de condiciones está abierto, se ponga el precio que se ponga, hay un alto riesgo de tener que dedicar más recursos al final y hacer el proyecto poco rentable si se incorpora más personal… lo que normalmente se convierte en muchas horas de trabajo no remuneradas (que en esta profesión son tan normales). pero ¿quién le pone el cascabel al gato denunciándolo?.
  • El director de proyecto de la empresa final, está en tierra de nadie: Ha elegido el proveedor entre las distintas ofertas pero, una vez que ha empezado el 
    proyecto, la consultora no le va a dejar inmiscuirse en la ejecución. Si es un poco hábil podrá forzar que se vayan cumpliendo hitos … si es un poco dejado,  ni eso. Si la cosa sale mal, saldrá mal parado y, si sale bien, probablemente mal agradecido.
  • El gerente asigna el proyecto a un consultor sénior que está parcialmente en ese proyecto, como coordinador de la cuenta y tiene a cargo a varios jefes de 
    proyecto. Este consultor, está haciendo su trabajo y, al mismo tiempo, ayudando a hacer ofertas técnicas a los comerciales… por lo que el fin de semana, normalmente está siempre ocupado en hacer ofertas para el lunes.
  • El jefe de proyecto, lleva trabajando 3 años y ya es jefe de proyecto… normalmente también es el mejor técnico del grupo, por lo que está más centrado en  cómo se hacen las cosas que qué es lo ha hay que hacer, qué importancia tiene y para cuando ….
  • El programador o programadores, vienen un poco quemados de otro proyecto similar (si hemos tenido suerte porque sabemos al menos como trabajan) o les acaban  de contratar desde un web de empleo en Internet. Los primeros días, pueden avanzar poco (tiene que trabajar el jefe de proyecto formalizando requisitos) y, cuando avanza el proyecto, les crecen los enanos: miles de nuevas funcionalidades de última hora que les consume ….
  • Los departamentos de negocio del cliente final, se echan las manos a la cabeza porque el proyecto cuesta un pico (normal, tiene ingenieros trabajando meses), no les dan la flexibilidad deseada (se piensan que durante el proyecto se les construirá todo lo que se les vaya ocurriendo), se retrasa (los enanos cuesta construirlos) y las explicaciones que piden escapan a su entendimiento y ganas de entender (todo el mundo quiere saber mucho de estrategia y poco de tecnología).

Bueno, con esta coyuntura, ¿creéis que es posible que las distintas partes quieran seguir haciendo nuevos proyectos…? todo el mundo tendrá problemas:

  • Las empresas finales y sus responsables de negocio, no tendrán cubiertas su expectativas. Posiblemente se planteen cambiar de proveedor … con el coste en todos los sentidos que conlleva.
  • El director de proyecto se ha convertido en un intermediario y pensará ¿que hago yo aquí con lo que me gustaba programar?
  • El gerente de la empresa lo mismo no ha dado los resultados esperados y pretenda recuperar en la negociación de que "todo lo que se pida es un cambio que hay que pagar" (haciendo el proyecto una tortura) o recuperarlo en una segunda fase (soprecosteando) … que no se va a producir, por lo que posiblemente culpe al consultor.
  • El consultor, que no ha podido casi dedicar tiempo al proyecto, queda como "poco comprometido con la empresa"… como tambien quedan el resto del equipo técnico.
  • El jefe de proyecto y el programador/es: aparte de cornudos …. apaleados.

¿Y donde se ha iniciado todo el problema? En que el proyecto no se ha definido bien …. Hablar de trabajo nos gusta a todos …. trabajar bien … a menos. Otra cosa que tenemos que mejorar: Hay gente que piensa que o bien está engañando o bien le están engañando… Pensemos un poco en el Win-Winganar todos aunque  no sea tanto a corto plazo.

Roberto Canales

Enlaces de interes:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here