Prohibidos Monos & Lagartos

Hace ya tiempo que hicimos públicas las pegatinas de Prohibidos Monos & Lagartos. De hecho las hemos repartidos en varios eventos, e incluso hemos llegado a dar una charla en la Apache Barcamp, celebrada en Sevilla el 8 de octubre del 2011.

Sin embargo es muy cierto que salvo la pequeña reseña que hay en el artículo sobre la Apache Barcamp, nunca hemos llegado a escribir lo que queríamos transmitir con estas pegatinas, así que voy a intentar plasmarlo en estas líneas.

Todo empezó hace mucho, mucho tiempo, con mi grandísimo compañero y amigo Iván Zaera (@izaera). Nuestro trabajo nos ha permitido movernos por numerosas empresas y hemos podido acceder a innumerables fuentes de código. En muchos casos (si digo muchos porque desde luego han sido más de los que me hubiera gustado ver) veíamos que el código era un desastre: diseños que brillaban por su ausencia, código duplicado de forma masiva, comprensión nula de la plataforma con la que se trabajaba, problemas de rendimiento absurdos, nula gestión de excepciones o transacciones, y en general un larguísimo etcétera de todos los malos olores que se os puedan ocurrir (incluso algunos que escapan a vuestra imaginación 😉

Después de incontables charlas y cervezas sobre el tema llegamos a la conclusión de que el problema no estaba en la tecnología, sino en los equipos, o mejor dicho, en las personas que formaban parte de esos equipos (vale sí, sé que no habíamos descubierto la fusión fría, pero a veces está bien llegar por uno mismo a ciertas conclusiones). En general podríamos decir que el mayor problema era la falta de celo profesional que tenían esas personas, pareciendo que su trabajo les importaba poco o nada, y que tampoco tenían un especial interés por mejorar. Se limitaban a pasar ocho horas en su puesto de trabajo aporreando sus teclados.

De este “aporreamiento” empezó a surgir la idea de monos y lagartos. Nos imaginábamos un ejercito infinito cuyas filas estaban formadas por monos y gigantes lagartos, contra los que teníamos que luchar a diario. Monos porque son capaces de manejar herramientas y de aprender en base a la repetición; y lagartos por la idea del cerebro reptiliano. Recordemos aquí que antes del mono descendemos de los reptiles, de los que hemos heredado nuestro cerebro más primitivo, que es el que gestiona los instintos y la supervivencia. Así nos imaginábamos hordas de “programadores” machacando el teclado y sin más ambición que la de sobrevivir un día más.

Llegados a este punto quiero puntualizar que por supuesto nosotros no somos ni mucho menos perfectos, y que también nos hemos encontrado con cosas geniales y profesionales de los pies a la cabeza; pero desgraciadamente eran los menos de los casos. Por esto quisimos luchar contra esta situación, no contra las personas, sino contra esa actitud conformista, derrotista y falta de profesionalidad, por eso creamos el lema de “Prohibidos Monos & Lagartos”, por eso hemos creado las pegatinas, por eso estudiamos continuamente, seguimos el movimiento ágil, el de artesanía del software, … y en general por eso trabajamos ayudando a otros a mejorar (el lema de Autentia de “Soporte a desarrollo” tiene muchas más implicaciones para nosotros de lo que puede parece a simple vista).

Así que ya sabes, “Se consciente, se consecuente”: es decir se consciente de cada cosa que haces, cada línea de código que escribes, cada decisión que tomes; no te dejes llevar por la inercia o la desidia. Y por supuesto se consecuente contigo mismo y tus ideales. Al final todo podríamos resumirlo en que hay que vivir la vida, no basta con sobrevivir; y para ello todos tenemos que ser protagonistas.